Cerrado temporalmente por emergencia sanitaria
Revisa nuestros talleres online aquí

Horarios

Lunes a Viernes 09:00 a 17:00 hrs.
Sábado y domingo 10:30 a 17:30 hrs.

Ubicación

¿Cómo llegar al Museo? Haz click aquí

Entradas

Entrada general: $1500
Niñas, niños, estudiantes y 3ª edad: $800
Sistema de pago efectivo y tarjeta

Estacionamiento

Ubica el área de estacionamiento aquí

Accesibilidad

Contamos con espacios accesibles para personas usuarias de sillas de ruedas y recorridos sensoriales. Además de programas educativos para diferentes públicos.

¿Tienes dudas?

Llámanos haciendo click aquí

Ficha de el autor

Nombre: Christian Boltanski | Nacionalidad: Francesa (1944) | Estilo: Instalación

FICHA DE LA OBRA

Fecha: 2000 | Técnica: Abrigo, ampolletas, cables |

Pertenece a
Colección Permanente, Esculturas, objetos, instalaciones
Sobre la obra

Es uno de los grandes artistas contemporáneos de nuestro tiempo, un artista multidisciplinar, no solo trabaja con la instalación, sino también con fotografías, esculturas, pinturas, cine e incluso la escritura. Desde pequeño sintió la huella que sufrió su familia (y él por nacer en esa época) en la Segunda Guerra Mundial y crecer en el período de post guerra y reconstrucción de Europa. A los 14 años (1958) comienza a pintar de manera autodidacta, pues no recibe formación artística ni tampoco una escolarización completa por problemas de adaptación que arrastra desde su infancia. Realiza cuadros de gran formato en los que representa escenas históricas o a personajes marginales en situaciones desagradables. Por otra parte, también pinta imágenes que podrían estar dentro de la memoria infantil del artista, de algo ya pasado, algo que no se quiere revivir, pues es doloroso.

 

Diez años después decide abandonar la pintura y comenzar a trabajar con otros soportes; la fotografía, los objetos personales, plastilina o postales, entre otros, serían básicos para reflexionar sobre tremas como el tiempo, la existencia o la memoria.

 

Una característica destacable del artista es el recrear escenas, momentos, como al estilo de una fotografía. Se dedica a detallar y narrar historias o instantes de la vida en los cuales el no estuvo presente por medio de objetos que no pertenecieron a esas historias o a esa realidad. Casi como una escenografía, pero que suele invitar a una reflexión o cuestionamiento entre lo presente y lo ausente.

 

Con sus instalaciones habla sobre la trascendencia, la vida, la memoria (individual y colectiva) o la identidad de cada persona, pero también nos muestra la presencia de la muerte, la nostalgia, la deshumanización del cuerpo y el azar. En sus obras utiliza materiales como recortes de diario o revistas, fotografías antiguas, borrosas, videos o ropa usada, entre muchos otros.

 

En Abrigo, observamos lo escrito anteriormente, un abrigo negro con luces alrededor de este y cables entrelazados. El tema de la memoria, la ausencia y la nostalgia está bastante presente. El hecho de estar expuesto sobre una pared indica la importancia que tiene el objeto, asimilándolo a una especie de altar o lugar de rememoración. Las luces hablan sobre destacar y darle protagonismo al abrigo, mientras que los cables pueden relacionarse con el contacto con la tierra o la conexión entre historias, personas, etc.

 

Cada persona que aprecie esta obra tendrá su propia interpretación de la misma.

 

Como explica el artista: “Si quiero contar algo busco la mejor manera de hacerlo. Lo que me interesa es plantear preguntas sobre la vida y al hacerlo transmitir una emoción. Las preguntas son siempre las mismas pero lo que cambia es la manera de presentarlas. Son parábolas mudas hechas con medios contemporáneos, imágenes y sonidos que lanzan preguntas y no dan las respuestas para empujar al espectador a plantearse cosas y a sacar conclusiones según su propia experiencia. Una buena obra nunca se puede leer solo de una manera”.