Durante la emergencia sanitaria
revisa información actualizada aquí

Horarios

En fase 3
MUSEO ABIERTO
Martes a sábado de 10:00 a 14:00 y de 15:00h a 17:00h por desinfección diaria

Agenda visitas guiadas o reserva la Sala de los Sentidos al telefóno:
32 2882287

Ubicación

¿Cómo llegar al Museo? Haz click aquí

Entradas

Entrada general: $1500
Niñas, niños, estudiantes y 3ª edad: $800
Sistema de pago efectivo y tarjeta

Estacionamiento

Ubica el área de estacionamiento aquí

Accesibilidad

Contamos con espacios accesibles para personas usuarias de sillas de ruedas y recorridos sensoriales. Además de programas educativos para diferentes públicos.

¿Tienes dudas?

Llámanos haciendo click aquí

0
  • No products in the cart.
Total:$0
Ficha de el autor

Nombre: Edvard Munch | Nacionalidad: Noruega (1863-1944) | Estilo: Expresionismo, Simbolismo

FICHA DE LA OBRA

Fecha: 1893 | Dimensiones: 91 cm × 74 cm | Técnica: Óleo, temple y pastel sobre cartón | Museo en que se encuentra: Galería Nacional de Noruega, Oslo, (Noruega)

Pertenece a
Colección Permanente, Pintura, grabado, fotografía
Sobre la obra

Considerado uno de los cuadros más importantes y enigmáticos de la historia del arte, El grito, creado por el artista noruego Edvar Munch, es una de las obras pictóricas más conocidas y reproducidas de los últimos 150 años. Es más, la obra fue robada dos veces, el año 1994 y el año 2004, recuperándola dos años después.

 

Munch, pintor y grabador, es un artista reconocido por reflejar el existencialismo humano en sus pinturas; la angustia, la tristeza, la enfermedad, la muerte o la soledad, son solo algunos de los temas recurrentes en su inspiración al momento de pintar. Es por eso que le llaman el padre y precursor del Expresionismo alemán, movimiento artístico que gustaba mucho de representar en sus obras estás temáticas.

 

Debido a que en su temprana infancia estuvo muy cercana a la muerte, las enfermedades, pérdidas y tragedias, el artista se inspiraba en su propia vida atormentada y depresiva para realizar sus cuadros.

 

El grito es una de sus obras más conocidas, realizó cuatro versiones de la misma, más una litografía, con diferencias en las tonalidades de color más que nada. La más famosa de las cuatro es la que realizó en el año 1893 y que observamos en esta imagen. En ella podemos ver en primer plano a una figura “humana” con una expresión de horror, angustia y desesperación en su rostro, al fondo el paisaje es la ciudad de Oslo, específicamente visto desde la colina Ekeberg, además, aparece un sendero, una valla y dos personas con sombrero que no se pueden distinguir con claridad.

 

El cuadro tiene en demasía colores cálidos, sobre todo en el fondo, como lo son naranjo, amarillo y rojo, las pinceladas y trazos que utiliza son muy expresivos, rápidos, fluidos y con movimiento. La luz es semioscura, por la hora en que pinta la escena y el cielo es representado con pinceladas en forma de remolino, al igual que el resto de la obra, inspirándose e influenciado en el trabajo de Vincent Van Gogh que Munch pudo observar en su viaje a París.

 

Según el relato escrito del propio Munch en su diario de 1892, la idea de la obra fue por una situación que el artista vivió en un paseo junto a dos amigos: Paseaba por un sendero con dos amigos – el sol se puso – de repente el cielo se tiñó de rojo sangre, me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio – sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad – mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad, sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza.

 

Esta experiencia fue plasmada de manera bastante rápida sobre un trozo de cartón, incluso se puede observar restos de esperma de vela en el costado del brazo izquierdo del personaje. Se cree, además, que la figura central de la pintura fue inspirada en una momia peruana que el pintor vio en la Exposición Universal de París.

 

El estilo de pintar del artista muy personal, demente y expresivo, llamó mucho la atención en su época. La obra fue expuesta en 1893 junto a otras 5 obras, conformando la serie titulada Amor. La idea del pintor era reflejar las distintas etapas de una relación, desde el enamoramiento inicial a una ruptura dramática. El grito representaba la última etapa, envuelta en angustia. Recibió excelentes críticas sobre su trabajo y se hizo muy famoso. La gente iba a ver el cuadro en masa e incluso (de manera anecdótica hoy en día), se les aconsejaba a las embarazadas que no visitaran la exposición. Las reacciones de la audiencia fueron muy distintas unas de otras, generando motivo de discusión sobre lo que es arte o no, y haciendo mención por primera vez sobre la obra en reportajes de la época.

 

A pesar de toda la fama obtenida en su vida, el artista sufría una marcada existencia relacionada con la soledad, el alcoholismo y la depresión, las que ayudaban paradójicamente a la creatividad en su trabajo artístico.

 

Su obra constaba con más de 1000 cuadros, 15.400 grabados y más de 4500 dibujos y acuarelas al momento de morir en el año 1944, en un sanatorio completamente solo. Es reconocido y considerado como el mejor pintor noruego de todos los tiempos.