Cerrado temporalmente por emergencia sanitaria
Revisa nuestros talleres online aquí

Horarios

Lunes a Viernes 09:00 a 17:00 hrs.
Sábado y domingo 10:30 a 17:30 hrs.

Ubicación

¿Cómo llegar al Museo? Haz click aquí

Entradas

Entrada general: $1500
Niñas, niños, estudiantes y 3ª edad: $800
Sistema de pago efectivo y tarjeta

Estacionamiento

Ubica el área de estacionamiento aquí

Accesibilidad

Contamos con espacios accesibles para personas usuarias de sillas de ruedas y recorridos sensoriales. Además de programas educativos para diferentes públicos.

¿Tienes dudas?

Llámanos haciendo click aquí

Ficha de el autor

Nombre: Pierre-Auguste Renoir | Nacionalidad: Francesa (1841-1919) | Estilo: Impresionismo

FICHA DE LA OBRA

Fecha: 1876 | Dimensiones: 131 x 176 cm. | Técnica: Óleo sobre tela | Museo en que se encuentra: Museo de Orsay, París (Francia)

Pertenece a
Colección Permanente, Pintura, grabado, fotografía
Sobre la obra

Pierre-Auguste Renoir fue un pintor impresionista que se caracterizó por pintar escenas de la vida cotidiana, mitología, niños, retratos de mujeres, desnudos y paisajes. Inspirado por la pintura clásica del Renacimiento, el Barroco y el Rococó, le gustaba realizar obras donde se mostrara la alegría de vivir, la belleza y la ornamentación de los espacios y las personas a las que retrataba. Fue unos de los pintores más tradicionales dentro del grupo de los impresionistas, pues sus obras siempre estaban relacionadas a la figura humana, sobre todo desnudo de mujeres, y no tanto a la naturaleza o el entorno, como los otros impresionistas. Además, el pintor se destacó por poseer una vibrante y luminosa paleta de colores que hace de él un artista muy especial.

 

Renoir representa en esta pintura un baile en el Moulin de la Galette, un restaurant muy popular del barrio parisino de Montmartre, en Francia. Ésta es una de las obras más importantes que realizó el artista a mediados de la década de 1870. Fue presentada en la exposición del grupo impresionista de 1877, obteniendo una crítica poco favorecida, ya que la audiencia no era muy cercana al nuevo estilo de pintura.

 

El pintor al momento de realizar esta obra se inspiró y decidió representar a algunos de sus amigos en uno de los festejos y reuniones que realizaban continuamente. Se esforzó ante todo por reflejar la atmósfera entusiasta, amena y alegre de este establecimiento popular de la Butte Montmartre, donde los personajes están disfrutando y divirtiéndose mucho, además de estar rodeados de una naturaleza muy agradable, que hace más placentero el lugar.

 

El estudio meticuloso de la multitud en movimiento bajo una luz a la vez natural y artificial se trata mediante pinceladas vibrantes y coloreadas. Se ve la luz a través de los árboles, y se refleja en la ropa, en las mesas, en lo bancos y en los rostros. Se destacan algunos personajes más que otros, por ejemplo, la pareja en el centro de la pista (pareciendo ser los protagonistas del cuadro), algunos amigos del pintor, otra pareja que no se sabe si discuten o se coquetean, e incluso una niña. Se aprecia el movimiento, dando la sensación visual de que la gente está bailando, moviéndose o incluso conversando, como si estuviesen vivas, gracias a la ondulación de las cabezas, las figuras poco delineadas, sino que más diluidas y las pinceladas rápidas que el artista realiza.

 

Por su recurrente tema de la vida parisiense contemporánea, su estilo innovador, natural y también sus grandes formatos, que llegan a ser imponentes, signo representativo y del interés del artista, esta pintura establece ser una de las grandes obras maestras de principios del impresionismo y una de las más caras de todos los tiempos.